A los gatitos les gusta que se les dé comida, se les ponga agua y leche (OJO, siempre desnatada), se les ponga un arenal, un sitio blandito para descansar y por si no fuera poco que se lo vayamos cambiando para mantenerselo limpio y con nuevos alimentos.