Los felinos les encanta comida nueva de preparados de lasaña, pollo, salmón, etc. al horno. Las suelen vender en sitios especializados o en tiendas de alimentos normal, pero tampoco hay que atiborrarles ni darles cada día ya que podrían aborrecer su pienso normal.

Tambien hay que remarcar que son animales de un carácter muy individual, si no vienen hacia ti a darte lametazos y a descansar a tu lado o encima tuyo, no lo cojas y te lo acurruques junto a ti porque seguramente se agobie fácilmente.