Los mininos son muy agradecidos cuando se le miman aunque no tienen una personalidad de mostrar mucho afecto, salvo cuando algunas mañanas de arrastra por todo tus pies y bajos del pantalón dejando un rastrito de pelos en él.